Tú y Nuestras Palabras ©

Casi me derrito

la noche en que tuve tus palabras cerca de mi rostro.

El aire trajo tu aroma

y con él

vino tu existencia.

Aspiro con lentitud las partículas de tu ser

poco a poco me lleno de ti

te haces presente en mi

retengo tu vida en el fondo de mi sentir.

Siento tu piel al respirar

recorro tus poros

me deslizo en silencio

me embriago en tu anhelar.

Casi me derrito

la noche en que tuve tus palabras cerca de mi rostro.

Desee tocarte

con cada palabra deseé besarte

pero preferí no hacerlo

y me quedé con el recuerdo:

la esencia de tu presencia

y el aroma que aún retengo.


Por Carolina Gonzalez (Carolina Portilla Garces)

Colombia – Febrero de 2000

(Editado en Julio 18 de 2015)

cropped-carolinaweb20151.jpg