¿Valió la Pena?

A veces me preguntó si valió la pena dejarlos entrar. 

Cuando estaban por fuera, todo era menos crítico. 

La inmediatez de las emociones se disipaba suavemente, 

el espacio se hacía inmenso, 

el polvo era un velo de recuerdos positivos, 

la lluvia era un saludo de ángeles,

el calor: un abrazo de amor.

Pero ahora que ya se han ido

sus pretensiones me hacen ahogar; 

noto con inmediatez sentimientos de soledad … 

la que siempre ha existido,

la que estaba bajo llave, 

detrás de esa puerta que se ve más allá.

Entraron y se adueñaron de mi respirar,

de mi tiempo y hasta de mi mirar;

Cual transplante cerebral …

Entraron, se acomodaron, se adaptaron,

pero tomaron mucha libertad 

Libertad para criticar y modificar …

El espacio se ha limitado. 

El polvo ha revelado quietud .

La lluvia se ha convertido en extensión de mis ojos 

y el calor se ha vuelto infernal.

Mis pies siguen anclados en la realidad,

mi corazón destrozado por un dictaminar.

Los dejé entrar y al irse nuevamente

miran hacia atrás 

con ansias de juzgar

con razones para reprochar.

Los dejé entrar y aún así 

no aprovecharon mi bien amar. 


Por Carolina Gonzalez (Carolina Portilla Garcés)

Florida, USA – Octubre 4, 2019 – 3:07 pm

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s